Transfondo

 

1477916976797536

Hace años Victoria Prego entrevistó al escritor vasco Bernardo Atxaga (José Irazu).

-¿Es usted cristiano?

‑Yo no…, no lo creo (se ríe). Pero igual es la impregnación del ambiente y las ideas que vienen del cristianismo y forman parte de tus virtudes menores, puesto que ya las grandes virtudes o las grandes teorías caen como las tejas de un tejado. Entonces te queda el consuelo, la caridad. Bertolo Brecht escribió aquello de que estaba nevando sobre Nueva York y en no sé qué esquina hay alguien que recoge a los que están allí y los lleva a un ¿cómo se dice?, un refugio, un albergue. Y dice Brecht: “Así no se acaba con la injusticia en el mundo, así no se resuelven los grandes problemas, pero, bueno, por una noche la nieve que cairía sobre ellos, cae sobre el pavimento”. ((Entrevista de Victoria Prego, El Semanal, 23‑IV‑95)

Recogí esta cita para recordar el deber cristiano de impregnar el mundo de virtudes; aunque parezcan menores, no lo son. El Evangelio es la mejor escuela de virtudes: desde ayudar a buscar una moneda, hasta dar la vida.

Acaban viviéndolas o reconociéndolas los que no se consideran cristianos, como en este caso Atxaga. O como el mismo Bretch, que a pesar de su ideología atea, era hijo de padres cristianos.

Tiene interés en el mundo que vivimos procurar que alguien no pase una mala noche, que la vida sea más cálida para quien tenemos al alcance, que los niños sonrían y puedan comer naranjas…  y todo lo que cada uno pueda añadir. El transfondo cristiano dignifica.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s